[ Inicio ] / [ Viajes ]

"EXCURSIÓN" A LA CIMA DEL ANETO. 1968


Estas dos fotografías fueron tomadas en el verano de 1968 en la cima del Aneto, que con sus 3.404 metros sobre el nivel del mar es la más alta de la Península Ibérica.

Vespino en el Aneto

Vespino en el Aneto


¿Cómo pudo un Vespino superar el relieve del Aneto y, más aún, el complicado Paso de Mahoma (un escarpado pasillo aéreo en el que sólo cabe una persona, con precipicio a ambos lados, situado en los últimos 30 m. de ascensión a la cima)?

He hallado la respuesta en el libro de Francesc Romà i Casanoves Història Social de l'Excursionisme Català. El Franquisme (Cossetània Edicions, 2008). La historia del Vespino en la cima del Aneto, es la historia de un pique.

Desde los años '50, y sin legislación reguladora al efecto, vehículos todo-terreno y motocicletas de campo estaban alcanzando parajes tradicionalmente reservados a los montañeros y excursionistas, con los consiguientes recelos y desencuentros entre ambos colectivos. En el verano de 1968, los miembros de Amics del Bosc del Moto Club Mataró se propusieron ascender en moto hasta la cima del Aneto.

 

Vespino en el Aneto. La Vanguardia


La expedición motociclista (no muy bien vista por los lugareños según parece) no logró cumplir su objetivo. Ante el Paso de Mahoma, y por respeto a cuantos habían perdido la vida en aquel lugar, decidieron no llegar con las motos hasta la cima.

En fechas posteriores la revista Montaña publicó en su número 116 las famosas fotografías, remitidas por Santiago Vilaseca, de Benasque. En ellas podemos ver un Vespino (y del primer modelo, además; recordemos que salió al mercado ese mismo año) junto a la cruz que corona la cima del Aneto. Tras la expedición de los mataroninos, un grupo de gente de Benasque decidió ascender al punto culminante del Pirineo con este ciclomotor desmontado y repartido entre varias personas. Las piezas se reensamblaron al llegar a la cima y se hicieron las fotos. Según ellos, no se podía subir en moto a la cima, sino que lo pertinente era subir la moto. Y para demostrarlo, organizaron su propia expedición.

Huelga decir que todo el asunto trajo un poco de cola, pero ya han pasado muchos años.

Vespinaire

 

 




[ Inicio ] / [ Viajes ]